Actualidad sectorial

Colombia: entre búsquedas, encuentros y propuestas

Colombia: entre búsquedas, encuentros y propuestas

Colombia: entre búsquedas, encuentros y propuestas                     Entre las muchas cosas…

Leer más..

Tercer trimestre, fuentes de crecimiento y proyección 2020

Tercer trimestre, fuentes de crecimiento y proyección 2020

Tercer trimestre, fuentes de crecimiento y proyección 2020               Las cifras del PIB publicadas…

Leer más..

El tercer trimestre y el cierre 2019

El tercer trimestre y el cierre 2019

El tercer trimestre y el cierre 2019               A pesar de los grandes sobresaltos…

Leer más..

Siete desafíos para el agro en 2020

Siete desafíos para el agro en 2020

Siete desafíos para el agro en 2020                 La diversificación de la oferta…

Leer más..

6 cifras y oportunidades en torno a la sostenibilidad

6 cifras y oportunidades en torno a la sostenibilidad

6 cifras y oportunidades en torno a la sostenibilidad                 Los análisis más…

Leer más..

Es comparable la crisis de 2008 con las cifras actuales de la economía global?

Es comparable la crisis de 2008 con las cifras actuales de la economía global?

Es comparable la crisis de 2008 con las cifras actuales de la economía global?            …

Leer más..

Sector energético y cambio climático, el caso de Colombia

Sector energético y cambio climático, el caso de Colombia

Sector energético y cambio climático, el caso de Colombia                      …

Leer más..

Así van los sectores promisorios en 2019

Así van los sectores promisorios en 2019

Así van los sectores promisorios en 2019                 Como es ya tradicional, en…

Leer más..

La Economía Naranja como fuente de crecimiento

La Economía Naranja como fuente de crecimiento

La Economía Naranja como fuente de crecimiento               El mundo experimenta una transformación comparable…

Leer más..

Economía global: balance de riesgos y oportunidades para Colombia

Economía global: balance de riesgos y oportunidades para Colombia

Economía global: balance de riesgos y oportunidades para Colombia                 La incertidumbre política…

Leer más..

Formalización: del requisito a la riqueza

Formalización: del requisito a la riqueza

Formalización: del requisito a la riqueza               Las cifras registradas por el Conpes 3956…

Leer más..

El próximo bicentenario: de la ruta de la seda al sendero de la anaconda

El próximo bicentenario: de la ruta de la seda al sendero de la anaconda

El próximo bicentenario: de la ruta de la seda al sendero de la anaconda    

Fuente foto: documental El Sendero de la Anaconda[1]

La humanidad transcurre construyendo senderos de riqueza: las rutas del comercio, las turísticas o las tecnológicas han traído distintos logros, propósitos y despropósitos para la humanidad. Rutas que convergen, para bien y para mal.

 

La ruta del futuro es el agua, el aire y el suelo agrícola, bienes que fueron abundantes en el planeta pero que se tornan escasos por las consecuencias de dos siglos de industrialización y consumo que han convertido las dotaciones básicas de la supervivencia humana en bienes escasos, en un activo a conservar para prolongar nuestra existencia.

 

Por descuido los hemos convertido en bienes escasos, con valor e impactos económicos[2]. Quienes poseen bienes escasos los conocen, planifican y conservan. Generaciones enteras asumen períodos de sacrificio, austeridad e inmensas carencias para construir la riqueza de sus hijos y nietos, que hoy acceden a más bienes y servicios. Se convierten en nuevas potencias que proponen rutas de comercio y desarrollo. Están transformando sus sistemas y ecosistemas para corregir los desbalances generados, porque saben que sus generaciones futuras también necesitarán de aire limpio, suelos cultivables y agua.

 

Suramérica cuenta hoy con la riqueza del bicentenario, la del próximo bicentenario.

 

Lo que hace dos siglos hizo futuristas a nuestros próceres fue tomar las mejores ideas de su tiempo y pensarlas para la construcción de una Suramérica unida, educada e independiente, entregaron sus vidas por estos ideales.

Hoy las ideas, la riqueza y la independencia están aquí, en nuestros territorios. Nuestras decisiones ya no afectarán solo a la región, son la base de la existencia de la humanidad y el desarrollo de los países que componen la cuenca amazónica.

En consecuencia, las batallas del futuro serán distintas y el trabajo como región la base del desarrollo de la  la humanidad. Cada ciudadano y cada uno de nuestros estados habrá de diseñar su cuota de sacrificio y construcción pensada, cuantificada, planificada, organizada y protegida para las generaciones futuras.

La cuenca amazónica está ubicada en Suramérica y de ella hacen parte Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam, Guyana Francesa, Ecuador y Bolivia. Tiene un área de 6,3 millones de km2, es el bosque tropical más extenso en el mundo, con 390 mil millones de árboles, 16.000 especies distintas y aporta el 50% de las especies de plantas en el mundo, es el área más biodiversa del planeta.

Para su conservación y desarrollo sostenible el sendero de la anaconda es una de las propuestas, une el Amazonas con el océano Atlántico y busca la protección de miles de especies. Propone la construcción de conocimiento sobre el conjunto de naturaleza y especies de plantas y animales que allí viven, en particular sobre los saberes indígenas que han permitido que, a pesar de la acción depredadora del hombre, existan aún en el amazonas 390 mil millones de árboles.

 

Noticia816

 

El desarrollo del Amazonas ha sido mermado a través de los tiempos por la acción del hombre, con la explotacion inadecuada de los recursos y el ataque a la cultura y vida de la población indígena, que se redujo desde la colonización en un 90%. Vidas humanas y cultura de aprovechamiento sostenible del territorio que se perdió afectando el ritmo de crecimiento de la selva y su aporte de oxígeno al planeta.

El menor desarrollo de este escudo ambiental explica parte del cambio climático, al ser cada vez mayor la producción de CO2 frente a la de oxígeno, generando el calentamiento de la atmósfera y deteriorando la calidad del agua y del suelo.

Los impactos saltan a la vista, con miles de ejemplos, uno de ellos en Colombia en el caso del arroz: la irregularidad de las lluvias generada por el cambio climático afecta el ecosistema del arroz. En este cultivo las temperaturas muy altas producen un déficit hídrico, que hace daño a las raíces, que, si crecen en suelos con mala preparación, tienen una baja capacidad para tomar el agua. La espiga del arroz (panícula) daña su desarrollo y rendimiento y la hace más vulnerable a plagas y enfermedades.

Las temperaturas altas afectan las flores y generan granos deshidratados de bajo peso. Por el cambio climático los insectos viven menos y hay más generaciones, los virus y bacterias que se multiplican rápidamente. Para controlar este fenómeno el hombre usa desmedidamente los químicos empeorando a las plantas y generando resistencia a las bacterias.

El desarrollo de los biofertilizantes es una alternativa de solución a este problema y cuenta con proyectos recientes, pero podría desarrollarse de manera sostenible a escala global a partir de la sistematización y organización del conocimiento de los expertos que cuenten con experiencia acreditada por generaciones en número de árboles y producción de oxígeno.

La recolección, organización, sistematización y aplicación del conocimiento generado por las comunidades es el desafío de los próximos 200 años y nos corresponde como región.

Pero el aporte de la región a la reducción de emisiones de carbono es solo una parte de la riqueza a generar.

 

Las cadenas de valor que se generen a partir de este conocimiento serán la principal fuente de riqueza para nuestras naciones.

 

El desarrollo de material biológico, de principos activos, la fabricación de insumos por medio de bioprocesos productivos y de los nuevos productos con este origen son una tendencia global, una cadena productiva que nos pertenece, con un potencial de riqueza económica si se patenta y se desarrolla de forma sostenible. Entre los principios activos se encuentran “antioxidantes, antinflamatorios/anti-irritantes, colorantes naturales, protección UV, fragancias, preservantes/antisépticos, hidratantes, surfactantes, agentes espesantes, blanqueadores de piel, entre otras”.

 

Una vez teniendo los principios activos viene el desafío de productos-líneas de producción sostenible de medicamentos, insumos agropecuarios y productos de aseo y cosméticos son solo unos ejemplos. Se basan en productos a base de ingredientes naturales, que no tengan efectos en la salud y en el medio ambiente.

 

Las cadenas de valor generadas en el conocimiento son la principal fuente de riqueza de las naciones. Los activos de la naturaleza son atemporales y transversales a la humanidad, todos nos beneficiamos de su abundancia y nos perjudicamos de su carencia.

Sin oro podremos vivir, sin aire, agua ni alimentos no.

 

https://www.youtube.com/watch?v=i84Txt2uNss

https://www.youtube.com/watch?v=GDJd3Gg8F1A

http://www.economiaaplicada.co/index.php/10-noticias/212-3-inversiones-estrategicas-frente-al-cambio-climatico

https://www.youtube.com/watch?v=shDEZdDKGZs

https://www.youtube.com/watch?v=43gK9f_Pai0


[1] https://www.caracoltv.com/elsenderodelaanaconda

[2] En el caso de Colombia, el DNP estima que el cambio climático generará en la economía una pérdida anual del PIB del 0,49% hasta finales de siglo.

-----------

Si desea registrarse favor enviarnos por el chat (esquina inferior derecha "Dejar un mensaje") su correo electrónico, nombres y apellidos. El registro dará acceso a la totalidad de nuestros informes sectoriales de la semana, recordatorio semanal y futuros beneficios.

Lo anterior debido temporalmente a mantenimiento de la página.

Gracias Economía Aplicada

Leer más..

 

 

 

3 inversiones estratégicas frente al cambio climático

El DNP estima que el cambio climático generará en la economía colombiana una pérdida anual del PIB del 0,49%  hasta finales de siglo. Esto equivale a tener cada cuatro años las pérdidas generadas por un fenómeno de la niña. De no tomar medidas, se reducirá la capacidad de consumo de los hogares, afectando la producción local. Los sectores que recibirían con mayor fuerza el impacto del cambio climático serán la ganadería, la agricultura, la pesca y el transporte, que tendrían pérdidas agregadas en su producción. 

El cambio climático es producido por la forma en que consumimos y producimos, es el presente. Mitigar sus impactos es hoy una acción de supervivencia para las empresas agrícolas e industriales e implica decisiones para los consumidores. Presentamos 3 inversiones estratégicas para un presente llevadero y un futuro sostenible.

1. El suelo. El suelo es el espacio donde se producen alimentos y habitan las personas. En la agricultura, recuperar la calidad del suelo, es un negocio rentable y sostenible. El mayor uso de fertilizantes orgánicos mezclados con cada vez menos inorgánicos permite recuperar las propiedades del suelo, aumenta el rendimiento de los cultivos y la calidad del producto. Los agricultores que previenen los efectos del cambio climático enfocan sus inversiones en tres áreas que se refuerzan entre sí:

  1. La adecuación de la tierra
  2. El uso semillas
  3. La fertilización del suelo

Invertir en la preparación y rotación del terreno. Uno de los retos del cambio climático es que este trae consigo la pérdida de carbono, lo que degrada la tierra, por eso los cuidados en la preparación del terreno se están incrementando y exigen acciones técnicas para retener el suelo y evitar la erosión; palabras y operaciones como drenaje superficial, presas filtrantes, cortinas rompevientos, terrazas, y cultivos de contorno, entre otros, entran a hacer parte del lenguaje del campo y de las labores normales agrícolas.

 Las semillas son una inversión que se mueve en torno a la calidad, manifiesta en la germinación, la calidad física y el contenido de humedad. La Organización de las Naciones Unidas p 3 inversiones estratégicas frente al cambio climático ssara la Alimentación y la Agricultura (FAO) desarrolló el esquema de Semillas de Calidad Declarada (QDS) que brinda las normas mínimas de calidad que deben contener las semillas que siembran los agricultores.

Fertilización del suelo. Una adecuada aplicación de fertilizantes que nutran los cultivos mejora la productividad. Invertir en la producción mediante la utilización sostenible y eficiente de abonos orgánicos y biofertilizantes y la necesidad de invertir en investigación y desarrollo para el manejo y el aprovechamiento de los residuos orgánicos en el país, pues éstos son un acondicionador natural de los suelos que mejoran sus propiedades y activan el proceso nutritivo de las plantas.

El uso y planeación del suelo urbano

Datos de la Organización de Naciones Unidas revelan que las ciudades son responsables por el 75% del consumo mundial de energía y por el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero, un porcentaje que tiende a aumentar, ya que la proporción de la población mundial que habita las ciudades aumentará en un 60% para el año 2025 y un 70% para el 2050[1].  La planeación adecuada del suelo urbano, en torno al balance de áreas de construcción y espacio público y naturaleza, así como la disposición de las construcciones en torno al ahorro de agua y la producción de energías limpias y manejo de los residuos, son los principales aspectos.

2. El agua. El uso poco racional del agua merma su disponibilidad en el futuro. La contaminación de las fuentes hídricas, y la evaporación causada por el efecto invernadero atentan contra la disponibilidad del agua para consumo humano y la producción de alimentos en el futuro.

La declaración de Rio-20 señala que es necesario diseñar e implementar políticas integrales e integradas que tengan en cuenta el ciclo del agua y la adaptación al cambio climático, incluida aspectos como el acceso y saneamiento, la gestión de la demanda de agua, el consumo eficiente de los recursos, orientada al riesgo y el uso y la gestión del agua de lluvia, la conservación y restauración de los recursos hídricos, el uso de la tierra y planificación urbana en torno a los espacios del agua.

3. El Aire. La generación de energías limpias, el reciclaje, la reducción de la quema de combustibles fósiles por medio del aprovechamiento de los residuos producidos en fábricas, comercios y hogares son inversiones que contribuyen a mejorar la calidad del aire y el calentamiento global derivado del efecto invernadero.

La generación de energía limpia es una inversión segura frente al cambio climático. Los países como Colombia generamos gran parte de nuestra energía en hidroeléctricas, por lo que es energía limpia.

Sin embargo, el transporte a base de gasolina y la quema de residuos sólidos en los botaderos y procesos industriales, son factores que conducen a la liberación de dióxido de carbono; gas que al fusionarse con otros concentra la radiación solar cerca de la superficie terrestre, generando el efecto invernadero y el calentamiento global.

Los desechos orgánicos aprovechados para la generación de energía, por ejemplo, permiten la menor quema de las basuras en los botaderos y la menor generación de gases tóxicos, por lo que es una buena inversión promover el consumo de energía generada en estas fuentes.

Los hogares aportan el 38% de los residuos sólidos que se depositan en el relleno sanitario para luego ser quemados. Esta cifra de Bogotá muestra el impacto que los hogares pueden tener en el calentamiento global. Separar la basura en las casas, privilegiar el uso de empaques biodegradables, economizar el agua en la casa, comprar solo lo que se necesita en todos los bienes de consumo, son inversiones claves para generar menos residuos y mejorar la calidad del aire de las actuales y futuras generaciones. Privilegiar el consumo de artículos biodegradables y producto del aprovechamiento hacen de los consumidores actores importantes frente al cambio climático.

La promoción de normas que permitan incorporar y financiar el proceso de aprovechamiento de los residuos. La formulación y aplicación de las normas que permitan llevar a cabo los procesos de sensibilización y reglamentos para la cultura del reciclaje son importantes, así como la generación de incentivos a la separación en la fuente y la financiación de esquemas de aprovechamiento de residuos sólidos y la producción de bienes que retornen a la cadena del consumo en vez de ir al botadero.

El estímulo a la producción con materias primas biodegradables desincentivando el uso de insumos que tengan los períodos más largos de biodegradación.

La declaración de Rio+20, hizo énfasis en varios aspectos en torno al cambio climático, entre los que se destacan:

Promoción al turismo sostenible, que optimiza el uso de los recursos naturales, ayuda a la conservación del patrimonio natural y cultural, la biodiversidad, los valores tradicionales y garantiza las operaciones económicas que proporcionan beneficios socioeconómicos a largo plazo, oportunidades de empleo, la mitigación de la pobreza local, social servicios a las comunidades locales y permiten el desarrollo de infraestructura y servicios eficientes que no repercuten en el medio ambiente.

Promoción a sistemas de transporte más ecológicos y de bajo carbono y ampliar la movilidad, que apoyen el desarrollo sostenible de la comunidad, al reducir el tiempo de transporte y promover los sistemas de transporte respetuosos con el medio ambiente, como las bicicletas y vehículos eléctricos, entre otros.

Desarrollar políticas que promuevan la contratación pública de bienes con baja huella de carbono, y promover la adopción del etiquetado internacional limpio y transparente que indique el origen, el modo de producción y la huella ecológica de los productos.

3 inversiones estratégicas frente al cambio climático